8/03/2013

11º capítulo, fanfic Mr. destiny

Me olvidé de subir ayer por el ver el maravilloso final de I hear your voice y hacer la reseña xD también las primeras impresiones de Who are you? Dramas muy recomendados. Dejando eso de de lado aquí está el capítulo número once. El hombre a quien más ganas tengo de abrazar en este mundo: GD y el que más misterios guarda en la tierra (como ocultar su cuerpo xD) TOP. Será un capítulo mas bien dramático... todos están de un pésimo humor por sus respectivos problemas (el clímax del fanfic). De todas formas también pondrá la carne de gallina y no podrán abrir la mano de lo cerrada que quedará de tanto romanticismo xD. Son más, aquí lo dejo:






¡Mierda, mierda, mierda! Era imposible… Sé que siempre había mantenido la prudencia, fuerzas, el control de no dejarme embelesar por TOP, pero desde que me confesé y le besé ¡no puedo controlarme! Y para colmo… estaba todo el día a mi lado. Tal vez realmente cree que ya que no me gusta (según le dije) y para no perderme como amigo siempre está conmigo. No sabe que eso es lo peor de todo. Tenerle a mi lado día y noche es ¡Agh, no puedo conmigo!
-          GD – se acercaba Philip – ¿Vamos al centro después de la uni?
-          No puedo Phil – siempre me pedía ello, pero era imposible, lo sabía – sabes lo que pasaría si me ven las fans por el centro…
-          Cierto. Será que estoy muy cómodo a tu lado que ya casi nunca recuerdo lo famoso y genial que eres Hyung. – sonreía. Philip tenía bonita sonrisa, risueña, divertida, tierna. Adoraba su sonrisa. Hay ciertos fetiches que veo en las personas y me atraen de forma irracional. De la preciosa Mi Ho su hermoso cabello, de la genial Eun Chan su tersa y delicada piel, de la tierna Shin Hye su adorable voz, de Philip su sonrisa, etc… Siempre encontraba cosas en las personas. Pero la única persona que reunía exactamente todo aquello que me volvía loco era TOP.
-          Lo siento – le dije, caminábamos fuera de clase y nos encontramos a Eun Chan, Mi Ho y Shin Hye. Venían en silencio, pensativas, con caras largas.
-          ¡Hey! – dijo Philip - ¿Estáis… bien? – las tres giraron sus rostros hacia nosotros.
-          Vaya… huele a decepción, tristeza, a mal trago – dije yo divertido - ¿Qué ha pasado?
-          ¿De qué hablas? – dijo Shin Hye – aquí no pasa nada. – las tres hicieron un puchero. Esto iba a ser muy divertido.
-          Oh, desde luego que pasa algo. – sonreí – tu pelo – señalé a Mi Ho – está sin brillo, tu piel – señalé a Eun Chan – está pálida, tu voz – señalé a Shin Hye – está terrible – puse un rostro de decepción y negué con la cabeza – Chicas si no ocurre algo entonces es que os volvéis cada día más feas.
-          ¡Hey! – dijo Mi Ho, entonces miró a sus dos amigas y se dio cuenta de que era verdad. Las tres compartían un humor terrible. Suspiraron a la vez.
-          ¿Te has dado cuenta? – dije yo – os propongo algo, vamos a nuestro lugar secreto ¿sí?
-          ¿Al lago? – dijo Mi Ho – Oh cierto. Ya tengo el guión para el anuncio así que podemos empezar a practicar desde ya. Tendré que llamar a… Hyun Joong para comenzar. Pero de momento tú ve llamando a TOP. Tenemos dos horas libres, así que las utilizaremos para practicar.
-          Yo he quedado un momento, luego os acompaño  – dijo Philip.
-          Ok. Yo tengo una hora libre – dijo Shin Hye. – Vamos.
Caminamos hasta llegar al lago y  los bancos, como estaba algo lejos realmente tardamos en llegar. Pero encontrarnos con aquella tranquilidad del lago, la sombra de los árboles, el silencio roto solo por la brisa fresca era maravilloso. Era nuestro lugar secreto.
-          Amo este lugar. – decía Mi Ho – me pone de mejor humor.
-          Lo mismo digo – sonrió Eun Chan.
-          Bueno, por eso lo elegí escenario de mi anuncio.
-          ¿Tu anuncio? – rió Eun Chan - ¿será este el escenario?
-          Sí ¿no es perfecto?
-          Lo es. – dijo Eun Chan. - ¿Ya has llamado a TOP? – me dijo a mí.
-          Le he... mandado un mensaje. Está de camino. Bueno – dije yendo al tema - ¿no me van a contar ciertas personas qué es lo que está ocurriendo? – suspiraron a la vez. ¡Qué sincronización!
-          Me pido la última – dijo Eun Chan levantando la mano. Sonrió tontamente.
-          Pues… yo la segunda – se aseguró Shin Hye. Mi Ho bufó.
-          Está bien, está bien – dijo esta – comienzo yo. – Los tres miramos expectantes y nos acomodamos en un banco. – Creo que aquí todos menos GD saben que me gustaba.
-          ¿Quién yo? – dije – Sí lo sabía. – las tres abrieron los ojos – Claro que lo sabía – reí.
-          ¿Cómo es que…? – tartamudeaba Eun Chan.
-          No soy tan tonto… pero tampoco fue fácil saberlo. – sonreí.
-          Vale… ese no es el único secreto que oculto… Eun Chan y Hyun Joong ya lo saben.
-          ¿El qué? – pregunté curioso.
-          Eun Chan – dijo Mi Ho – pégame una bofetada.
-          Estás loca… así no se consigue… - dijo ella. – GD lo que pasa es que ella es una gumiho. Un zorro de nueve colas. Y, antes de que te pongas a reír, igualmente tú Shin Hye, habéis de saber que no es una broma yo misma vi las colas y Hyun Joong también. Por lo que aquí está el problema… él actúa raro y… supongo que le afectó ver sus colas.
-          ¿De qué…? – Era lo más estúpido que había oído de la boca de Eun Chan – vale… ¿una gumiho?
-          Exactamente – asintió Mi Ho. ¿Gu Mi Ho? ¿Una gumiho?
-          Está bien… suponiendo que es verdad, que lo dudo, - les di por su lado – si eres realmente un monstruo es obvio, creo yo, que Hyun Joong se preocupe.
-          No es cierto. Yo lo acepté muy rápido – dijo Eun Chan.
-          Porque tú eres extraña… - ¿De verdad me creería eso? Negué con la cabeza – de todas formas… si te das cuenta de que has estado amando a un monstruo, sin ofender Mi Ho, es algo… raro ¿comprendes?
-          Sí – dijo esta. – He allí mi… preocupación. No he querido admitirlo pero él me gusta.
-          Lo sabemos todos – dije yo.
-          ¿Otra vez? – dijo Mi Ho. Asentí divertido.
-          Bueno… Shin Hye, tu turno.
-          Pues… - comenzó tímida – Eun Chan ya sabe,  yo… le he mentido a alguien. Es una cosa terrible. – esbozó un puchero triste – yo le hice creer a Lee Min Ho que era un fantasma.
-          Pff – comencé a reír y Mi Ho también. Eun Chan parecía ya saberlo.
-          ¿Pero cuál es la gracia? – decía ella – Se lo creyó por el mito aquel del baño… Ahora que ha descubierto que es mentira realmente me odia. – sollozaba.
-          ¿Otoke? – decía yo – mis amigas son tan raras… Seguramente te gusta ¿verdad Shin Hye? – asintió con la cabeza – pues nada. Eres tan linda que seguro que también le gustas tú. – reí – tranquila. Pensaremos en algo.
-          ¡Yah! Eso no me consuela. – Shin Hye suspiraba.
-          Ahora turno de Eun Chan. Estamos todos aquí seguros que es por tu jefe. – sonreí.
-          Pues sí. – dijo malhumorada – ha descubierto que soy chica justo cuando se declaró y me dijo que me quería, y que no le importaba si era un chico o un extraterrestre.
-          Vaya confesión más bonita. – dije yo.
-          Ya podrían decirme a mí que no importa si soy chico o una gumiho – dijo Mi Ho. Todos reímos y hablamos de nuestros problemas una hora. Justo en el momento en el que me preguntaban acerca de TOP a este se le dio por aparecer.
-          TOP oppa – dijo Mi Ho. Habían tomado mucha confianza. – Te hemos esperado demasiado. – dijo negando con la cabeza.
-          Lo siento, había demasiado tráfico – dijo. Shin Hye había de irse ya así que nos dejó a los cuatro.
-          Pues repasemos el guión – dijo de inmediato Eun Chan. – aun creo que necesitamos a más actores. Pero como los dos son las estrellas podemos elegir a cualquiera.
-          ¿Dos actores más? ¿chicas? – dijo GD.
-          Y otra pareja de chico y chica. Con seis estaría bien creo yo.
-          ¿Y de qué trata el guión? – dijo GD.
-          Pues son unos sexys chicos y unas lindas universitarias tomando el sol en un cálido jardín, al lado de un tranquilo lago y con una suave brisa. Es natural y fresco, ya sabes, amigos que pasan el rato con el cabello al viento. Perfecta imagen juvenil. – sonrió Mi Ho.
-          Me parece bien – sonreí - ¿qué tal TOP? – le pregunté a mi amigo.
-          Bien – dijo como estando en otro mundo.
-          Tierra llamando a TOP – dijo Mi Ho.
Reímos. Practicamos la posición y hablamos sobre el vestuario. En realidad no teníamos líneas que aprender y eso era genial. Aunque mi manager dijo que no podía hacer anuncios sin consultárselo yo le diría que era un trabajo para la universidad. Sonreí. Miraba de reojo a TOP, parecía contento de estar allí, cada vez que nos tocaba practicar posturas ensayando para el anuncio sonreía embelesado y yo… yo me derretía por él, parecía mantequilla expuesta al sol. Iba a darme algo si no me refrenaba, TOP ya había dicho que era un alivio que no me gustase. Era esto lo máximo que podía hacer, observar de lejos y ser nada más que… su amigo.
-          Bien – dijo TOP bebiendo de una botella de agua – aquí se siente demasiado bien.
-          ¿Verdad? – dije yo sonriendo, estábamos los cuatro tirados en el césped bajo la sombra de un árbol. Eun Chan y Mi Ho a mi derecha, TOP a mi izquierda. Acabábamos de ensayar y descansábamos un cuarto de hora.
-          Sí, me encanta ¿lo descubriste tú? – giró su cabeza hacia mí pero yo también la tenía girada. Demasiado cerca… unos tres centímetros. Se quedó quieto y sorprendido. Yo estaba de la misma manera.
-          Ehm – susurré… demasiado cerca pero no podía ni moverme, el se giró primero y miró hacia arriba – sí. – contesté.
-          Deberíamos venir más a menudo. – dijo aclarándose la garganta. A lo lejos se oyó una voz familiar gritando mi nombre, era Philip.
-          GD – decía, llegó hasta donde estábamos y me incorporé. Eun Chan se había dormido y Mi Ho pensaba lejos del mundo.
-          Al fin llegas – dije sonriendo.
-          Hyung – saltó hasta donde estaba y se sentó delante de mío, me abrazó. Abrí los ojos sorprendido - ¿crees que pueda aparecer yo también en el anuncio?
-          ¿Por qué… querrías aparecer? – preguntó TOP algo malhumorado.
-          Porque apareces tú. – dijo sonriendo. Se encogió de hombros.
-          Philip – comenzaba yo… ya se había declarado hace algún tiempo y yo no le respondí.
-          No comiences… ya sabes que no espero que me respondas Hyung – dijo Philip.
-          Preguntaré a Mi Ho si puedes participar también. Eres extranjero…
-          Llamará la atención – dijo Mi Ho incorporándose – estaría bien que te unas.
-          Perfecto – dijo Phil – ya practicaremos después, en breve tendremos clases.
-          Cierto – dije yo - ¿vamos yendo ya? – dije con una maravillosa sonrisa tomando de su mano. Quería distraerme, tener al lado a TOP no me ayudaba demasiado.
-          ¿Ya… te vas? – dijo TOP algo extraño.
-          Sí. Nos vemos luego – dije y me fui de la mano con Philip quien saltaba y cantaba love song de Big Bang.
Al finalizar las clases salimos los cuatro (Mi Ho, Eun Chan, Philip y yo) de clase juntos. A Hyun Joong no le veía demasiado y a Lee Min Ho menos. Esperábamos a Shin Hye en la puerta y en cuanto vino nos despedimos de ella quien se fue en un taxi, a Mi Ho la recogieron en su limusina personal y Eun Chan se fue en bus. Philip vivía cerca y fue caminando, yo me quedé un momento porque me olvidé unos libros en la taquilla del campus. Fui corriendo y abrí mi taquilla, ¡oh, allí estaban! Cogí los libros y cuando cerré mi puerta del casillero me di cuenta de que el contiguo estaba abierto. Eché un vistazo por encima antes de irme y observé un cofre  de color plata, esa caja la había visto yo antes… ¿en dónde fue? Ah, sí. Cuando conocí a Shin Hye. Definitivamente era la misma cajita. Ya que no había gente casi por el pasillo decidí abrirla y sí, allí estaban las galletas de la suerte. Me ganó la curiosidad y abrí una de ellas. Me la comí y leí el papelito que había en su interior “Ofrecer amistad a quien pide amor es como ofrecer pan a quien está muriendo de sed” ¿Amor o amistad? Pfff vaya lío sería mi cabeza si seguía pensando en ello. Necesitaba olvidarme de él. Pero sabía que no podía, ni tan solo podía dejar de ser su amigo, era tan masoquista que no me importaba si yo no le gustaba, seguiría estando a su lado. Salí de allí y me dirigí hacia mi coche. Me lo acababa de dar la empresa, un bonito Mercedes. Cuando iba a entrar alguien me sorprendió por detrás.  Posó sus grandes manos sobre mis ojos y, aunque no lo dijo, quería que respondiese al elíptico “¿Quién soy?”
-          Hyung – reí, era obvio, aquel perfume que percibí era solo de él. Me giró por los hombros y sonrió también.
-          ¿Tanto me conoces que sabes hasta cuales son mis manos? – preguntó.
-          Tu olor. – respondí entreabriendo los labios – te delata.
-          ¿Huelo mal? – se olió un poco. Reí ¿mal? Ya desearía yo que fuese así…
-          No. Tu olor es… especial. – se quedó mirándome unos segundos y yo, como siempre, no era capaz de romper aquellos momentos incómodos. Siempre me terminaba hipnotizando aquella mirada que tanto amaba de él.
-          Vaya – dijo mientras caminaba hasta mi coche – conduzco yo, a mi no me han dado un Mercedes tan bonito – dijo bromeando. – Dame las llaves.
-          ¿Me has estado esperando? - Se las lancé, sonreí y él se acomodó en el asiento delantero.
-          Sí,  hace mucho que no salimos a un bar a beber algo – dijo contento.
-          ¿Un bar? – dije yo – Hyung, no toleras demasiado el alcohol.
-          Pero ¿tú me cuidarás verdad?  – sonrió – vamos GD, de verdad que quiero ir.
-          Está bien – dije meditándolo mientras él ya conducía camino al bar.
-          Lo sabía – dijo divertido.
Llegamos a un bonito bar de copas, hace mucho que no pisábamos el local. Normalmente por las fans locas. Pero aquel lugar estaba casi vacío, aquella hora no había demasiada gente. Pedimos una mesa alejada en un rincón y ordenamos whisky pero, como TOP quería, trajeron soju para él. Hace mucho que no bebía soju yo tampoco, no recordaba el sabor dulce que tenía.  Decidí preparar dos vasos con más refrescos que nos trajeron y bebimos una copa lentamente mientras conversábamos sobre el nuevo álbum que saldría en un mes. Nos habían enseñado también unas cuantas melodías para inspirarme, sabían los de la compañía que mis canciones, tanto las letras como la música, triunfaban más. También conversamos sobre el anuncio que haríamos con Mi Ho y Eun Chan, decidimos que ellas dos junto a Shin Hye eran las adecuadas para acompañarnos al spot como modelos del anuncio. Eran perfectas.
-          Estás poniéndote cada vez más sonrojado Hyung – le dije sonriendo. TOP iba por la tercera copa y ya estaba mareado.
-          Estoy bien, no pasa nada – decía con una adorable voz. – cómo te iba diciendo si ellas tres van al anuncio ¿quién será el chico que falta?
-          Pues Philip, como acordamos esta tarde – dije yo. De seguro que no se acordaba.
-          Cierto – dijo disgustado – A ese chico – balbuceaba borracho ya – le gustas demasiado ¿verdad GD?
-          Ehm – era cierto… - sí.
-          Vaya – sonrió mientras se servía otra copa más. – se te declaró, yo lo vi con mis propios ojos. – dijo señalando sus ojos. Bebió más.
-          Lo sé – dije – todos lo vieron.
-          ¿Y… - suspiró mientras observaba su copa de cerca – tú… qué opinas de ello?
-          ¿De su declaración? – pregunté.
-          Sí. ¿A ti… también  te gusta? – preguntó con rostro curioso pero preocupado. – quiero decir… sabemos que eres homosexual y además Philip es un chico muy guapo, extranjero, con bonitos ojos y un acento divertido… - decía casi inconsciente. ¿Cómo me preguntaba eso? ¿Solo porque era gay tenía que gustarme Philip? Estaba equivocado.
-          No tiene por qué gustarme un chico que sea atractivo necesariamente…
-          Pero estás pegado a él todo el día. – decía como reclamándome – sonríes a su lado, le miras divertido, a él le gustas mucho y parece que a ti no te importa que esté contigo todo el día.
-          Hyung – realmente dolía que la persona a quien tú quieres te diga que a ti te gusta otro – no sabes nada de eso. Sería mejor que no especulases de esa manera.
-          ¿No me responderás? – suspiró – te gusta, no deberías ocultármelo. Somos amigos.
-          TOP – dije ya enfadado – déjalo aquí ¿sí? – quité la copa de su mano. – Has bebido demasiado ya.
-          Contéstame – dijo sujetando con fuerza mi mano con la que le quitaba la copa. – si a ti te gusta no tienes por qué ocultarlo. Ya me dijiste que no me querías de esa manera a mí ni nada de ello. Dime ¿de verdad saldrás con él?
-          Ya basta – dije serio – dejémoslo aquí, vámonos. – me levanté de golpe y me dirigí a pagar la cuenta. Una vez pagada me encontré a TOP tirado sobre la mesa a punto de dormir. Suspiré.  – Vamos – le cogí del brazo y le levanté. Me miró a los ojos fijamente y me dijo.
-          GD, no vayas a dejarme por Philip. – susurró, pero oí lamentablemente bien – sé que yo no te correspondía antes pero… ehm… no quiero que me dejes por él. ¿Se mi buen amigo como siempre está bien? – parecía un niño, infantil. Oír decir esas palabras de su boca hizo que mi corazón se detuviese. No podía más con todo aquello. Me giré y, por mi propio bien, salí de allí. Solo. Mientras caminaba sentí que TOP me abrazaba por la espalda. Apoyó su mentón en mi hombro, pues era más alto que yo. – No te enfades, de verdad que no quiero que me dejes. Por favor no te vayas. – podía llorar en aquel momento. ¿Quería romperme el corazón otra vez? ¿No sabía el efecto que tenían aquellas palabras para mí? Era demasiado difícil ya con tenerle cerca. ¿No sabía acaso que aquellas palabras encendían una estúpida esperanza dentro de mí?
Cogí su mano y salimos al aparcamiento, no sin antes sentir que alguien nos observaba. Me giré y no había nadie. Qué extraño. Entramos al coche y yo, que no bebí demasiado, conduje. Miraba de vez en cuando a TOP quien dormía profundamente en el asiento copiloto. Traté de relajarme un poco conduciendo. Puse música y me puse a pensar. ¿A dónde le llevaría? A su casa. Una vez allí le ayudé a bajar del coche y llegamos juntos a su habitación. Se tumbó boca abajo y se quedó totalmente dormido.
-          Hyung – susurré mientras me colocaba a su lado, sentado en la cama. Viéndole dormir tan profundamente me tranquilizaba también. Sus facciones eran perfectas, tan guapo.
¿Cómo pude enamorarme de él? Fácil…. La verdad no recordaba cuando. Tal vez desde siempre, supongo que definir yo mismo mi orientación sexual sucedió paralelamente al hecho de que me enamoré de TOP. Suspiré, sonreí. Acerqué mi rostro al de mi amigo y observé detenidamente las líneas de sus facciones, su gesto al dormir, su tranquila respiración. Tenía una mandíbula marcada y definida, unas cejas espesas y un cabello brillante. Delineé su nariz con un dedo lentamente. “Tonto” pensé. Realmente había dicho muchas estupideces esta tarde, pero no podía culparle… Suspiré por enésima vez. Ya era algo tarde, debía irme. Me levanté lentamente y alejé mi mano de su rostro pero hyung la sujetó con fuerza aun con los ojos cerrados. Me sobresalté pero me quedé quieto.
-          No te vayas – susurró. Supongo que aun estaría ebrio, así que me senté a su lado pero inmediatamente él acomodó su cabeza sobre mis piernas. Sonrió sin abrir los ojos. – duérmeme. – ordenó. ¿Cómo diablos se supone que podré con mi vida si cada vez que estaba cerca a mí sucedían estas cosas? Negué con la cabeza y reí.
-      Dorabojimalgo tteonagara Tto nareul chatjimalgo saragara (No mires atrás y vete. No me busques más y vive tu vida.)  – entonaba en voz baja nuestra conocida canción haru haru – Neoreul saranghaetgie huhoeeopgie Johatdeon gieongman gajyeogara  (Porque no me arrepiento de amarte. Recuerda solo los buenos momentos).  – yo mismo creé la canción – Geureokjeoreok chamabolmanhae , geureokjeoreok gyeondyeonaelmanhae (Podré soportarlo de algún modo, puedo resistirlo de alguna manera) – mi rostro estaba húmedo, no había podido evitar las lágrimas. Hyung ya no sonreía, pero aun no abría los ojos – Neon geureolsurok haengbokhaeyadwae (Deberías poder llegar a ser feliz) – estaba sollozando. Le estaba diciendo adiós en ese mismo momento, yo no podía seguir más con esto – Haru Haru Mudyeojyeogane (Día a día me voy apagando). – se me rompió la voz.
Pasé saliva y me levanté de golpe, con paso rápido me dirigí a la puerta pero TOP se levantó de la cama y me siguió por detrás. Tomó mi mano y me giró hacia él, vio mi rostro húmedo y mis ojos rojos y bufó. Jaló de mi brazo atrayéndome hacia él y sin esperarlo me besó con desesperación. Yo sollozaba sobre  sus labios pero él me enlazó fuertemente y siguió besándome como si la vida se estuviese jugando. Las piernas me fallaban ¿qué iba a hacer? Hyung me estaba besando. Mi corazón había quedado roto y él de una forma que jamás habría esperado me besaba. Esta vez… ¿cómo maldita sea debería tomármelo? Ya no tenía fuerzas para seguir aguantando. Me dolía si le veía, me dolía que hablase, que sonriese, que me llamase, que estuviese a mi lado. Me dolía tenerle tan cerca y a la vez tan lejos. ¿De dónde en este momento sacaría fuerzas ya? TOP me estaba besando. Sé que tal vez es porque estaba borracho, tal vez se sentía culpable de haberme rechazado y ahora que me veía llorar sintió lástima por mí. Pero yo no tenía ya más fuerzas para mantenerme al margen así que aprovecharía todo lo que pudiese de aquel momento. Luego le diría adiós para siempre. Sujeté con mis manos su rostro y continué con el beso más largo que había experimentado jamás. Lloraba sí, pero no me importaba. Cuando necesitamos respirar simplemente me abracé a él fuertemente, lloré desconsoladamente.
-          Ya está – susurró sobre mi cabello. Me abrazaba con ternura. – Mírame.  – No quería que me viese en aquel estado. – Mírame – insistió. Levanté la mirada y él sonrió, con el pulgar retiro algunas lágrimas de mis pómulos y luego retiró un mechón de pelo de mi rostro. – Prométeme que jamás, nunca, te irás otra vez – suspiró. – No quiero… que vuelvas a mencionar cosas sobre que te irás. No tienes por qué…
-          Hyung – tragué saliva – yo… sé que no debí, de verdad lo siento. Te mentí. Realmente… realmente te quiero. Saranghe. – bajé la cabeza. – pero… no tienes porque hacer esto, aunque me tengas lástima o me quieras como amigo. No es justo así que no tienes porque…
-          Te equivocas – dijo, me enlazó con sus brazos – no sé… en qué momento exactamente. Te juro que lo he pensado, de verdad. He estado torturándome y tratando de negarlo pero… no puedo. Cada vez que veía como le sonreías a Philip me… tragaban los celos. – se sonrojó – no siento lástima. Simplemente… me he enamorado también de ti.
-          ¿Qué…?- estaba desconcertado. - ¿lo dices… en serio?
-          Lo juro – dijo con una sonrisa, acarició una de mis mejillas y suspiró. – Y ahora sé que no te debo dejar marchar. Así que prométeme que nunca te irás de mi lado, deja de decir tantas estupideces – ordenó con gesto falsamente enfadado.
-          Hyung – sonreí ¿era verdad todo aquello? ¿no se me había subido el alcohol a mí también? – lo juro. – sonreímos a la vez y él me abrazó.
-          Ahora está bien – respiró hondo – no me lo puedo creer – besó mi frente. No me podía creer todo lo que acababa de pasar. Me sentía desfallecer. De repente sonó mi teléfono móvil. Algo molesto vi quien era, Gu Mi Ho. ¿A estas horas?
-          ¿Mi Ho? – respondí.
-          “Enciende la televisión, canal 7” – dijo con voz alarmada.
-          ¿Por qué? ¿Qué ocurre? – pregunté preocupado. – Enciende la televisión al canal 7 por favor – le dije a Hyung. Tomó el mando y encendió el televisor.
-          “Date prisa” – me apuró Mi Ho. – “¿Lo ves?” – TOP puso el canal siete y había un programa de prensa rosa, hablando en grupo sobre unas fotos.
-          ¿Cuál es el problema? – pregunté por el teléfono.

-          “¡Mira las fotos GD!” - ¿Qué? Las vi. TOP también. Éramos nosotros en el bar. Hyung me abrazaba por la espalda algo ebrio. Aunque no sean tan reveladoras estas fotos armarían una enorme polémica para el grupo. Me quedé pasmado. “¿Tú crees que exista algo más que una amistad entre los dos integrantes más conocidos de Big Bang?” preguntaba un presentador “No estoy segura, pero aquí parecen estar bastante juntos, demasiadas confianzas ¿no crees?” respondía irónicamente otra presentadora.


Y bueno, las cosas se complican al final xD. Esto de las polémicas en las boy band no son algo con que jugar, he visto a grupos que por tonterías tenían que disculparse y arreglar su imagen. A lo Block B (por el incidente en Tailandia) que Zico rapó su cabeza en disculpa solo por hacer una broma en pantalla... En fin, es cosa seria (la verdad no me imagino a ninguna boyband en la que los miembros puedan expresar libremente una relación homosexual en Corea... sin embargo este es un fanfic y la realidad la imposngo yo xD De todas formas quiero que sea lo más real posible, así que lo intentaré. El Martes el siguiente: Shin Hye está preocupadísima sobre haberle mentido a Lee Min Ho, lo que no sabe es que no solo recuperar su perdón será difícil... algo que descubrirá se le vendrá encima... 


0 comentarios:

Publicar un comentario


¡Annyeong! ¡ Bienvenidos a Doramas Preference. Este es un rincón donde compartir opiniones de doramas, películas, kpop, noticias y mucho más^^. ¡No os olvidéis de haceros seguidores y comentar!

Chingus ^^

Popular Posts