6/29/2013

5º capítulo, Fanfic Mr. Destiny

Sábado en algunos lugares del mundo todavía xD así que aun no es tarde. Cumpliré todos los Martes y Sábados :D Ahora se verá en quinto capítulo: el lado narcisista y vago de Kim Hyun Joong, sé que muchas chicas lo aman como a un Dios (¡faltara más! *¬*) así que esta personalidad hasta ahora no se la había visto y pensé que sería divertido ver a un siempre correcto y responsable Hyun Joong algo más despreocupado y egoísta, tan sexy (ok, para mí todo es sexy xDD) En fin, aquí el siguiente cap: 





Apoyé mis brazos sobre la mesa y me estiré sobre ellos posando mi rostro encima, bufé. Frente a mí un par de ojos furiosos me observaban con impotencia, no pude evitar sonreír. Suspiré y oculté mi rostro queriendo dormir, estaba muerto, cansado de tanto esfuerzo.
-          Eres un vago. – dijo Mi Ho con el entrecejo fruncido – al menos podrías darnos más ideas ya que no estás dispuesto a colaborar. – Eun Chan solo negaba divertida con la cabeza.
-          Ya he hecho suficiente – dije con un bostezo.
-          ¿Suficiente? – dijo Mi Ho indignada – No has hecho absolutamente nada, lo único que hiciste fue venir, poner tu trasero en ese asiento y no hacer más que bostezar. – Eun Chan soltó una carcajada, estábamos en su habitación “tratando de hacer el proyecto en grupo”, era un lunes por la tarde, ella se reía de todo lo que Mi Ho me decía.
-          Pues con mi presencia es más que suficiente – dije encogiéndome de hombros. No levanté la cabeza, sabía que Mi Ho podría incluso golpearme, el solo hecho de imaginármela con sus delgados brazos golpeando algo me hacía reír.
-          Kim Hyun Joong, estás muerto si no das la cara en este mismo instante – dijo en voz baja.
-          ¿El qué? – dije bromeando. De repente sentí un manotazo sobre mi cuello. Me levanté sorprendido, ella me había golpeado. – ¡Hey! – dije falsamente dolido, no dolió un poquito.
-          Te advertí – dijo con una sonrisa perversa – ahora ponte a trabajar, coge ese portátil y busca todos los anuncios publicitarios de Champú que hayan tenido más éxito este siglo.
-          ¿Estás loca? – dije con tono de burla, nadie me manda a hacer algo – ni  hablar.
-          Oh, desde luego que lo harás. – dijo en voz alta.
-          Oblígame – dije enarcando una ceja.
A partir de aquí todo fue un caos, ella saltando sobre mí, yo parando sus golpes, insultos por aquí, insultos por allá… ¡Bah! No tenía ganas de hacer trabajos, jugar con Mi Ho era mucho mejor. Sonreí divertido.
-          ¡Silencio! – gritó Eun Chan – mamá está durmiendo, vamos a despertarla.
-          Está bien – dije dejando a Mi Ho en su lugar, retirando sus puños de mi pecho y volví a mi posición inicial sobre la mesa. Mi Ho y Eun Chan no me dieron más importancia y continuaron con el trabajo. Yo me quedé profundamente dormido.
Me levantó un terrible sonido agudo… el grito de una chica, pero no parecía ser el de Mi Ho o Eun Chan ¿quién era?
-          ¿Quién es esta belleza? – gritaba una chica muy joven, yo aun seguía con los ojos cerrados y mi rostro de lado, expuesto.
-          ¿Belleza? – oí la risa Eun Chan – para ti todos lo son – dijo.
-          ¡Unnie debes presentármelo! – gritó la muchacha.
-          No es nada del otro mundo – la voz burlona de Mi Ho – es un vago con cuatro letras.
-          Y un descarado – añadió Eun Chan divertida.
-          ¡Unnie! – repitió la joven - ¿puedo despertarle? Se ve tan lindo. – Oh, desde luego que me veía lindo… es decir sexy. No cualquiera puede resistir este físico. Me reí interiormente, pero no pensaba despertar porque me obligarían a hacer el trabajo.
-          ¿Lindo? – repitió despectivamente Mi Ho – pero si duerme fatal, ronca y ahora mismo está babeando. – Me incorporé de inmediato con una mano sobre mi boca tratando de limpiar lo que Mi Ho dijo pero no había nada, yo no babeo. En cuanto me levanté me encontré la mirada burlona de Mi Ho. Ahora se reía.
-          Yo no ronco – dije con voz algo ronca, en efecto, me acababa de levantar…
-          Seguro – dijo Eun Chan riéndose. – esta es mi pequeña hermana – dijo señalándome a una joven de unos 15 años. Era bajita, con ojos brillantes y una enorme sonrisa histérica, no se parecía demasiado a Eun Chan…
-          Hola – dijo casi sin aliento.
-          Soy Kim Hyun Joong – dije bostezando – un gusto.
Lo demás fue muy aburrido, si bien me encanta ser admirado por las chicas esta pequeñaja era demasiado molesta.
-          Te comprendo – dijo Eun Chan – hay un insecto que me molesta así también.
-          Vaya – dije asombrado – entonces ¿tienes hombres detrás de ti aun si te vistes de chico? – me cayó otro manotazo, esta vez en el hombro. Era Eun Chan.
-          Desde luego que sí – dijo ofendida – hombres y mujeres – dijo orgullosa, que cambio de humor más rápido tenía esta chica.
-          Supongo – dije encogiéndome de hombros.
Me fui a eso de las diez de la noche, no es que le haya sacado demasiado provecho hoy en casa  de Eun Chan, pero al menos así mi madre no me molestaría todo el día diciéndome que no hacía nada. Una vez llegué a mi casa abrí con mis llaves y me dirigí directamente a la cocina. Eun Chan había hecho cena en su casa (una que se veía buenísima) pero no me dejaron probar bocado por no hacer nada. Sigilosamente me colé hasta la nevera y la abrí buscando comida para mi estómago que se comía a sí mismo.
-          ¿En dónde has estado? – dijo mamá desde la puerta de la cocina. Hice un gesto pesado.
-          En casa de dos compañeras haciendo un trabajo en grupo. – dije arrastrando las palabras.
-          ¿Trabajando tú? – dijo sospechando, me conocía demasiado bien, pero también sabía que yo no solía mentir -  y ¿has ayudado en algo? – enarcó una ceja.
-          Oh, desde luego. Ellas son muy exigentes. – dije pensando en sus golpes.
-          ¿En serio? – dijo con brillo en los ojos – excelente – dijo de buen humor – entonces te morirás de hambre – dijo con una gran sonrisa – deja que te haga una buena cena, tardaré poco.
-          Está bien – dije contento, al fin y al cabo me ha servido ir a hacer el “trabajo”.
Mamá me levantó temprano, como de costumbre, echando agua a mi rostro, abriendo las cortinas para que se colase el sol sobre mis ojos que ardían y con la radio a todo volumen. Era una rutina y la única forma de levantarme todos los días, desayuné, me puse los cascos y los conecté al ipod para oír rock alternativo. Cogí el lamborghini gallardo amarillo de mi hermana que se encontraba de viaje, al fin y al cabo no se enteraría, además faltaba poco para que papá se convenza de que regalarme una moto era buena idea. Me despedí del portero de la residencia con un gesto. Llegué al campus y como era de esperar muchas rubias oxigenadas no quitaban la vista del hermoso coche de su mismo color de cabello que conducía. Me miraban con curiosidad porque, aunque sea una universidad de ricos, a las chicas siempre les atrae un chico perfecto dentro de un coche perfecto.  Bajé una vez estacionado el auto y me dirigí a mi clase de comunicación audiovisual. Pasé por uno de los restaurantes de lujo dentro de la universidad y por allí, en una esquina, estaban Mi Ho, Eun Chan y la pequeña Park Shin Hye. Me acerqué a ellas divertido aun con las llaves del coche en la mano, haciéndolas girar despreocupadamente.
-          ¿Qué tal? – les sonreí divertido.
-          Oh, quien está aquí – sonrió Eun Chan.
-          Deberíamos ponerle un apodo… - dijo Mi Ho. Shin Hye me miraba curiosa.
-          Oh ya sé… Mr. Perfecto – dije quitándome las gafas negras que llevaba puestas. Mi Ho rió con ganas.
-          ¿Se puede ser más egocéntrico? – dijo aun riéndose.
-          Nah – dije girando la cabeza, a lo lejos vi a un tipo al que debía dinero… pero debía saludarle, después de todo era mi mejor amigo. – ¡Hyung! – grité para que me oyese. Él se giró buscando con la mirada, de seguro reconocería mi voz. Enarcó una ceja y se quedó mirándome con gesto divertido. Caminó hasta a mí con paso lento. No noté en qué momento es que cambió su expresión a una totalmente desagradable y exasperada. ¿Qué le ocurría?
-          ¿Ya tienes mi dinero listo? – dijo algo malhumorado Lee Min Ho cuando estuvo a pasos de mí.
-          Huyng, sabes que yo te pagaría, pero mi padre me ha castigado bloqueándome las tarjetas y…
-          ¿Y aun así te atreves a venir con un lamborghini a la universidad? – dijo tratando de disimular un enfado, del cual por alguna razón pensé, yo no era el culpable…
-          Es de noona, ya sabes que está de viaje…
-          Sí, sí, siempre igual – dijo con el entrecejo fruncido… ahora que lo veía mejor, desviaba la mirada de mí a las tres chicas que tenía detrás. Por cierto, me olvidé por completo de ellas.
-          Ellas son compañeras mías. – dije tratando de presentarlas. Sonrieron.
-          Oh, hola – dijo hyung de mala gana… algo me decía que una de ellas le molestaba, pero ¿cuál?
-          Ehm, bueno ya nos veremos que ahora tengo clase. – dije pensativo.
-          Claro, la próxima vez que te vea si te olvidas de darme mi dinero estás muerto. – dijo enfadado. Hyung daba miedo cuando estaba enfadado, en realidad todo el tiempo daba miedo, pero yo comprendía su temperamento y era de los pocos que aguantaban su forma de ser.
-          Sí, sí – dije alejándome rápidamente de allí junto a las chicas. Cuando llegamos a nuestro respectivo edificio de carrera nos despedimos de Shin Hye que por alguna razón tenía una sonrisa divertida en los labios. Fuimos a clase de comunicación audiovisual y sí, llegamos tarde.
Una vez acabada la primera clase que teníamos salimos al escondido lugar que Mi Ho y Eun Chan me enseñaron, aquel lago con árboles y bancos. Era un sitio agradable, además que secreto. Nadie más que ella y unos pocos conocían acerca de ese lugar… la verdad es que yo tampoco lo habría descubierto por mí mismo en años.
-          No se me ocurre nada – gritaba histérica Mi Ho que estaba recostada en un banco mientras se ponía un brazo sobre la frente ocultando su rostro del sol.
-          Deberíamos ser capaces de hacer algo – decía aburrida Eun Chan – no es que nos quede demasiado tiempo para presentar el proyecto, poco más de un par de semanas ¡y no tenemos casi nada!
-          ¡Esto es asqueroso! – dijo Mi Ho – no tenemos tiempo… - por primera vez en la vida me sentí algo culpable, yo no había hecho nada en el trabajo…
-          Podría hacer algo… - dije sin poner mucho interés.
-          ¿En serio? – dijo sarcástica Mi Ho mirándome de reojo echada. Fruncí los labios.
-          Mi hermana tiene bastantes contactos con agencias publicitarias.
-          ¿En serio? – a Mi Ho le brillaban los ojos, se levantó de golpe del banco.
-          Pues sí. – dije recordando haber oído de noona algo de un amigo que era director creativo y más amigas que trabajaban en una agencia - viene en un par de días.
-          Eso es genial – dijo Eun Chan – podrías ayudar en algo después de todo.
-          No te pases – dije arrugando el entrecejo – ahora no más preocupaciones que mi pobre alma no resiste el aire cargado por gente histérica.
-          Menudo eres – reía Mi Ho. – Oh, mira – señaló a lo lejos, venían Park Shin Hye y un tipo, yo le conocía, era GD de Big Bang, una buena banda.
-          Hola – dijo Shin Hye en cuanto llegó.
-          Hola – dijo también GD. Nos presentamos dándonos la mano.
-          Por fin vuelves a la vida desaparecido – decía Eun Chan. GD sonrió como cansado.
-          Lo sé – dijo.
-          Tienes muchas cosas que explicar – dijo Mi Ho, no se notaba demasiado pero su gesto, aunque era divertido, me sabía triste.
-          ¿De verdad? – sonrió y cerró los ojos GD.
-          De verdad – dijo Mi Ho más seria – yo… no lo comprendí del todo. Aun nos debes explicaciones…
-          Sí – sonrió apenado – me dejaste allí y te fuiste.
-          No sabía qué hacer – dijo Mi Ho algo tensa – sentí que no debería seguir allí así que me marché. – La verdad es que no tenía ni idea de qué hablaban, algo había escuchado de un suceso entre ellos y TOP, pero por lo visto a Mi Ho le afectaba directamente, se notaba triste.
-          Desde luego que sí – dijo GD – la culpa fue mía por apresurarme y… la verdad es que… voy a contar… - me miró de repente y yo desvié la mirada, había estado escuchando la conversación atentamente y desde luego era yo un recién conocido.
-          No te preocupes por mí – dije sonriendo, saqué mis cascos de música y me los puse, reproduje una canción de Big Bang “Monster” mientras me senté en un banco para que GD pudiera hablar tranquilamente sin necesidad de ser oído por un extraño… al parecer tenía serios problemas.
Mientras oía la canción giré la vista hacia Mi Ho algunas veces y podía notar que mientras hablaba con GD le dolía, tal era su gesto que mi curiosidad pudo conmigo y bajé todo el volumen de la canción. Oí una buena parte de la conversación mirando hacia el lago para que no sospechasen.
-          Ahora estoy tan confundido – decía GD – no sé realmente qué hacer, qué pensar, qué pensara él, qué hará…
-          Pero ¿no has probado de hablar con él aun? – dijo Eun Chan preocupada.
-          Aun no, la verdad es que no he hablado con nadie desde entonces. – dijo bajando la cabeza.
-          Vaya – dijo Mi Ho – es difícil, era tu mejor amigo.
-          Sí, lo era… - dijo triste.
-          No quise decir que lo era… lo sigue siendo, los seguirá siendo – se apresuró a decir Mi Ho – creo que comprenderá tu orientación sexual como cualquiera de nosotras.
-          Ha sido desde siempre mi mejor amigo – dijo dolido GD – debe… debe de sentirse demasiado confundido, peor que yo.
-          Hasta ahora no le he visto por aquí – dijo Shin Hye acariciando el hombro de GD.
-          Lo sé… quedó como en shock cuando eso pasó y yo… yo estoy tan avergonzado y triste… me siento como un…
-          No digas más – dijo Eun Chan – él estoy segura lo comprenderá.
-          Pero yo no sé qué piensa él acerca de la homosexualidad, jamás me atreví a preguntarle, también está el hecho de que yo jamás confié en él y le conté lo que de verdad soy… eso sin contar que estoy irremediablemente enamorado de él. Y ahora lo sabe – dijo GD frustrado, ahora entiendo tanto secreto y tanta tristeza, el problema que exponía GD era realmente extraño, jamás lo habría pensado del líder de Big Bang. Ahora le compadecía.
-          Está bien, hagamos algo… - dijo Mi Ho mientras pensaba, ella se veía preocupada pero parecía la más dolida de todos ¿por qué?
-          Yo… - dijo GD – quiero decirle que todo es mentira pero ¿cómo podría hacer tal cosa? Si pudiese retroceder el tiempo, si no hubiese sentido celos, si no se hubiese enterado SeungRi, ¡si no me hubiese enamorado de él!
-          Ya está bien – dijo Eun Chan. Mi Ho al oír lo último que dijo GD reprimió una lágrima, o eso me pareció pues inevitablemente me giré a verla. Por alguna razón ella me preocupaba – por ahora vamos a hacer una cosa. Todas aquí creemos que el verdadero problema no es si le has ocultado eso a TOP todo este tiempo sino que estás enamorado de él. Lo más probable es entonces que él piensa que esperas una respuesta.
-          Le diré que es mentira – se apresuró a decir GD – que todo ha sido una confusión, que lo olvide… se olvide de todo. Que volvamos a ser amigos…
-          Eso… - dijo Mi Ho - ¿Estás seguro?
-          Completamente. – dijo GD – no me importan ahora mis sentimientos sino los de él, y no me parece justo que le ponga en esta situación.
-          Entonces… ¿Estás resignándote? – dijo Shin Hye.
-          No me resigno… desde un principio jamás hubiese esperado nada – dijo ya sin aliento.
-          Está bien pues – dijo Mi Ho – piensa en cómo lo harás. – su gesto aun era triste.
-          Eso haré. – culminó GD.
Cuando terminaron de hablar GD se marchó junto a Shin Hye y quedamos Eun Chan, Mi Ho y yo. Ellas conversaban y yo volví a subir el volumen de la música. Me eché en el banco pero de reojo miraba a Mi Ho, su gesto era ausente, en otro mundo. Me dio curiosidad y me quité los cascos. Si había algo que me definía muy bien era mi sinceridad.
-          ¿Qué relación tienes con GD? – pregunté a Mi Ho curioso, ella se giró violentamente hacia mí, le cogí desprevenida.
-          De… ¿de qué hablas? – dijo con cara de no saber nada.
-          Oh venga ya – dije yo – he oído parte de la conversación, todos por aquí hablan muy alto, no me dejaban oír mi música…
-          ¿Has oído? – dijo sorprendida – pues ni se te ocurra ir diciendo cosas por allí – dijo amenazándome con el dedo.
-          Desde luego que no, psicópata – dije fingiendo estar aterrorizado. – pero aun no has respondido a mi pregunta… - enarqué una ceja, eso intimidaba un poco…
-          Pues no sé de qué me hablas – dijo y se giró.
-          Le gustaba – dijo de repente Eun Chan encogiéndose de hombros. ¿De verdad? ¿A Mi Ho le gustaba GD?
-          Eun Chan – dijo Mi Ho.
-          Es la verdad, no pasa nada, él no lo irá diciendo…
-          ¿De verdad te gustaba GD? – preguntaba yo con sarcasmo.
-          No te incumbe – arrugó la nariz y se giró de nuevo.
-          Oh desde luego que sí – dije tramando algo en mi retorcida cabeza – es una información demasiado interesante… demasiado ¿cómo lo diría? Valiosa.
-          ¿Valiosa?
-          Soy experto en chantajes – dije sonriendo.
-          Eun Chan voy a matarte – dijo Mi Ho.
-          No dirá nada – dijo Eun Chan – o le mataremos a él.
-          Podéis probar – me encogí de hombros. No debí haber dicho eso.
Después de unos cuantos golpes con la histérica de Mi Ho y la loca de Eun Chan volvimos a clase, había una charla después. Un hombre alto y con corbata daba aburridas charlas de economía de su empresa que me hacían dormir, debería de llevármelo a casa para cuando tenga insomnio. Lo que no entendía era que el único público atento eran las chicas.
-          Eun Chan – dijo Mi Ho pícara.
-          Dime – dijo con voz ronca.
-          Se te cae la baba – dijo como cobrándose algo.
-          No es verdad – dijo colocándose erguida en su asiento.
-          ¿Conoces al profe? – dije yo curioso.
-          Es su jefe, y le está comenzando a gustar. – dijo de inmediato Mi Ho.
-          Ehh – dijo Eun Chan – ¿por qué le dices? – yo no podía estar más contento… ya tenía dos secretos de estas dos. Sonreí complacido.
-          Eso por lo de antes – dijo cobrándosela Mi Ho.
-          Luego ya verás – bufó.
-          Silencio por favor – dijo el profesor, había que reconocer que era apuesto para todas las jóvenes de la clase, suspiraban. Entonces vi que la mirada de ese hombre iba directamente a los ojos de Eun Chan quien estaba sentada entre Mi Ho y yo. Yo soy muy observador por lo que me di cuenta en seguida de que la mirada de aquel profesor eran celos. Me reí divertido, no podía pasármelo mejor.
-          Perdone profesor – se disculpó Eun Chan con una sonrisa y levemente sonrojada. El hombre la miró un momento y continuó explicando en clase. Yo sabía que a ese profe también le gustaba un poco Eun Chan con solo ver su rostro. Soy también muy intuitivo… ahora que lo pienso, lo soy todo. Soy perfecto. Sonreí satisfecho por enésima vez.
Ya era el final de clase y al salir me encontré de nuevo con Lee Mi Ho.
-          Hyung – grité a lo lejos, me acerqué a él corriendo. - ¿ya te vas?
-          Sí – dijo mirando su móvil – hoy acompaño a mamá a visitar a mi tía.
-          Oh, manda saludos de mi parte – dije alegre.
-          ¡Hey! Ahora que recuerdo… dije que no te quería ver a menos que me devolvieses mi dinero – dijo de nuevo con el ceño fruncido. 
-          Hyung, estamos en el mismo día, claro que no tengo el dinero ahora…
-          Está bien te lo dejaré pasar – dijo aun más enfadado… hoy estaba más enfadado que de costumbre ¿Por qué? Vi que miraba detrás de mí a lo lejos y me giré a ver que era. Solo vi a Shin Hye que caminaba de forma lenta por los pasillos leyendo un libro y chocando con todo lo que estaba a su paso… que torpe. Pero ¿por qué la miraba a ella? Hyung me miró y supo que me había dado cuenta de que algo iba mal.
-          Hyung… - dije - ¿pero qué es lo que mi…?
-          No es nada– dijo de inmediato – no me preguntes  –  miraba a todas partes como un paranoico – no estoy loco. 

NOTA: ¡No estoy loco! xD Amo a Lee Min Ho *-* y Kim Hyun Joong debía ser definitivamente amigo suyo de toda la vida OMG los amo!! Como ya se ve dejé a este oppa con su nombre real, porque realmente no me inspiré en ninguno de sus doramas hasta ahora para el personaje. Bueno, se ve que poco a poco le interesa la triste y desamorada Mi Ho, con el corazón roto TT. ¿Le podría gustar alguien a este vago e irresponsable de Hyun Joong? Ya sabemos que es lo que le ocurre a Gu Mi Ho, la pobre ni siquiera es humana y aun está enamorada. ¿Qué podría ocurrir? xDD En fin, nos vemos el martes con más de Eun Chan y su sexy jefe *¬* Gong Yoo. Besos y buen findeee :D







0 comentarios:

Publicar un comentario


¡Annyeong! ¡ Bienvenidos a Doramas Preference. Este es un rincón donde compartir opiniones de doramas, películas, kpop, noticias y mucho más^^. ¡No os olvidéis de haceros seguidores y comentar!

Chingus ^^

Popular Posts