5/27/2013

Prólogo, Fanfic Mr. Destiny

Bueno, este prólogo es algo... extraño. Lo que ocurre aquí, es decir Mr. Destiny y señorita oráculo (xDDD) no están presentes en los demás capítulos pero también son protagonistas, es decir, son personajes omnipresentes. En fin, pues aquí se explica más o menos el comienzo y "lo que está detrás" de las galletas de la fortuna. 



















Un hombre de edad avanzada caminaba por una calle oscura y silenciosa. Llevaba traje y corbata, un sombrero negro que ocultaba sus blanquísimas canas y los zapatos negros brillantes. Sonreía y caminaba lentamente, como sintiendo a cada paso el comenzar de algo… algo nuevo, vida. Extraño para aquel señor que parecía más antiguo que Mesopotamia. Sin embargo el hombre tenía una mirada amable y sus arrugas insinuaban que sonreía a menudo, por no decir siempre. El anciano llevaba bajo el brazo un maletín grueso y negro. Dio unos pasos más por la oscura vereda y llegó hasta una casa de fachada antiquísima sin color ni textura definida. Desprendía desde el porche una tenue luz que apenas hacía ver un timbre polvoriento al que el anciano llamó. Una vez. Esperó cinco segundos.
-          ¿Dígame? – dijeron desde dentro de la casa.
-          He venido. – dijo el anciano.
-          Adelante, está abierto. – la voz era femenina, algo ronca.
El hombre pasó lentamente por la puerta y sonrió en cuanto vio a la mujer que le esperaba dentro.
-          Llega usted tarde. – dijo la mujer, era de edad madura. Llevaba un vestido rosa desgastado y roto en algunas partes, un sombrero pegado a la cabeza e iba descalza. Fumaba y la casa olía a cigarrillos.
-          Usted lo sabe todo – dijo  el hombre quitándose el sombrero y dejando el maletín negro sobre una polvorienta mesa. – debió predecir que llegaría tarde.
-          Lo hice – dijo la mujer – esta vez ¿Será divertido?
-          El destino no es algo con lo que se pueda jugar. – rió el anciano amablemente.
-          Eso no es algo que deba decir usted precisamente, Mr. Destiny.
-          Cierto. – rió de nuevo el anciano.
-          Entonces dígame.
-          No hace falta. Usted ya sabe. – dijo Mr. Destiny – por cierto, tengo todo pensado. Solo querría echar un vistazo a la vida de mis jugadores de la mano de usted, mi querida oráculo.
-          Como pida Mr. Destiny. – dijo la mujer con una sonrisa. Salió del salón principal y volvió segundos después con una bandeja en manos, parecía llevar agua.
-          Oh – sonrió el anciano – solo quiero saber cómo van.  La mujer colocó la bandeja con agua sobre la mesa. De repente el agua se iluminó dejando salir una luz blanca que iluminaba más aquel espacio (casa) lamentable.
-          Son ocho personas, señor. – dijo la mujer. – tres chicas y cinco chicos todos jóvenes.
-          Oh – volvió a exclamar el anciano – adoro a la gente joven.
-          Esta es la primera – señaló el oráculo hacia el agua – Gu Mi Ho, una joven enamorada que persigue a su amor desde la secundaria – una sonrisa asomó por los labios de la mujer – esta es su verdadera naturaleza – le enseñó a Mr. Destiny una imagen en el agua.
-          Vaya – dijo el hombre – que interesante… realmente interesante. – sonrió.
-          Esta es la segunda joven – señaló la  mujer – Go Eun Chan, universitaria trabajadora y becada. Oculta su verdadera identidad para poder trabajar. – le señaló en el agua.
-          Oh – sonrió – las cosas no deben ocultarse demasiado… - inclinó la cabeza a un lado.
-          La tercera joven es Park Shin Hye – señaló el oráculo – es tímida y un as en el violín.
-          Me encanta la música – cerró los ojos Mr. Destiny haciendo gestos con los dedos, como si dirigiese una orquesta – pero… esta niña desconoce algo. – volvió a inclinar la cabeza hacia un lado con gesto preocupado – debe enterarse de la verdad…
-          Ahora le diré sobre los chicos. El primero – señaló la mujer – es G-Dragon, al menos su nombre artístico. Es líder de una banda… pero oculta un secreto y está enamorado.
-          Mmm – pensó con los ojos cerrados. – no me gustan los secretos ni el sufrimiento. – respiró hondo. – este muchacho conseguirá lo que quiere.
-          El segundo joven es TOP, resulta ser miembro de la misma banda musical que GD – dijo lentamente la mujer.
-          Vaya… su mejor amigo. – dijo Mr. Destiny – Oh – rió – debe descubrir el secreto.
-          El tercer joven es Kim Hyun Joong – seguía el oráculo – es un buen chico, pero narcisista y bastante despreocupado con su vida.
-          Eso no puede ser…  - dijo el anciano abriendo los ojos – sonrió. – Ya sé quién puede ayudarle…
-          El cuarto joven es Lee Min Ho, amigo de Kim Hyun Joong. Es malhumorado y… también tiene un pasado.
-          Oh. Qué sorpresa. – dijo riendo Mr. Destiny – esto es realmente oportuno…
-          El último es Gong Yoo – dijo el oráculo – es algo mayor que la mayoría, pero sigue siendo joven. Lleva una cafetería, justo en la que trabaja Go Eun Chan.
-          Esto sí que es una agradable coincidencia… - aplaudió el hombre – justo lo que necesitaba.
-          Parece divertirse mucho con esto Mr. Destiny. – dijo complacida el oráculo.
-          Sí – dijo el anciano – siento que debería comenzar con el juego.
-          El destino no es algo con lo que se pueda bromear ¿verdad? – dijo recordando sus palabras la mujer.
-          Mentí – sonrió el anciano y comenzó a reír. Frotó sus manos entusiasmado y se levantó de la silla en la que se encontraba sentado. Se colocó frente a la mesa mientras la mujer se llevaba la bandeja consigo hacia otro lado. El anciano puso su maleta negra encima de la mesa y la abrió lentamente.
-          Oh. ¿Esta vez cómo jugará? – rió la mujer.
-          ¿Has oído hablar de las famosas galletitas de la fortuna? – dijo amable el hombre mientras extraía de su maletín una caja pequeña y plateada.
-          Desde luego Mr Destiny. – dijo la mujer – me encanta probar siempre aunque ya lo sepa.
-          Bueno, pues en este pequeño cofre de plata habitan exactamente dieciséis galletitas de la suerte, cada una con la frase adecuada. – explicó.
-          Vaya ¿Así que esta vez jugará con galletas de la suerte? Es una muy buena idea Mr. Destiny.
-          ¿Lo es? – rió el hombre – aquí puede ver más de dieciséis galletitas ¿Verdad? – ella asintió – pues las dieciséis que yo elegí definitivamente serán escogidas cada vez que alguno de nuestros jugadores se encuentren esta preciosa cajita.
-          Muy buena idea – repitió la mujer. El anciano sonrió y respiró hondo.
-          ¿Cómo se le dice en estos casos? – pensaba el hombre – Oh: Start now
-          Sigue pensando usted en que debería comenzar como un juego – rió el oráculo.
-          Comencemos pues. – dijo el anciano.
-          Desde luego Mr. Destiny. – la mujer señaló con la mirada el cofre – escoja usted alguna para comenzar con esto.
-          Muy bien – dijo el anciano, extrajo de la caja de plata una galleta y de ella una delgada tira de papel. Se comió sonriente la galletita mientras desenrollaba la tira. Leyó en voz alta lo que ponía en cursiva: “La suerte está echada”. 









Hasta aquí el prólogo xD Dicho esto colgaré el primer capítulo en poco. Gracias por leer . Unnie Astrid. 



2 comentarios:

  1. tiene muy buena pinta, cada cuanto vas a colgar los capis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graaciaas *-* puees como este es el prólogo pensé subir el primero también. Por la noche lo colgaré. El segundo el Sábado. Serán dos por semana ^-^

      Eliminar


¡Annyeong! ¡ Bienvenidos a Doramas Preference. Este es un rincón donde compartir opiniones de doramas, películas, kpop, noticias y mucho más^^. ¡No os olvidéis de haceros seguidores y comentar!

Chingus ^^

Popular Posts